Siete paseos para conocer Córdoba


De la Calle Muñices a la Plaza Regina.

De la Calle  Muñices a la Plaza Regina.

Ver:

  • Palacio de los Muñices.
  • Convento de Regina Coeli.

Recorrido:

La calle Muñices une la Plaza de la Magdalena con el Realejo. Antes de llegar a éste, se gira a la izquierda por la calle Diego Méndez que se prolonga con la calle Encarnación Agustina hasta llegar a la Plaza de Regina y por un callejón que bordea la taberna del mismo nombre se llega a la Plaza de las Tazas.

Descripción:

Palacio de los MuñicesLa calle Muñices recibe el nombre por la familia Muñiz de Godoy que en el nº 8 de esta calle tuvieron la casa solariega o principal del Mayorazgo fundado en 1464. Anteriormente se llamó calle de la Puerta Quemada. En la casa número 27 de esta calle murió el pintor Antonio del Castillo y Saavedra, como recuerda una placa colocada en su fachada. En ella está el Palacio de los Muñices. Esta casa era de las mejores y más extensas de Córdoba, con buenas habitaciones, oratorio, cuatro patios, jardín, huerta, corral, graneros, caballerizas y cocheras. La escalera principal está cubierta con artesonado. En el siglo XVI la casa pasó a poder de la familia Díaz de Morales. La fachada es de 1795, con portada de piedra rematada con balcón redondeado y frontón curvo con el escudo familiar. El jardín es visible desde la calle. En dicha casa residió el último de los Caballeros Veinticuatro de Córdoba, Don Rafael Díaz de Morales y Bernuy, que fue suegro del ilustre escritor cordobés D. Teodomiro Ramírez de Arellano. Está ocupado por el Colegio Público San Lorenzo.

Casa del BurroCasa del burro. En la calle Muñices nº 25. Cuenta Ramírez de Arellano:  En este estado llegó el año 1808: vinieron los franceses al mando del general Dupont, disponiendo, entre otras cosas, recoger las mulas de los carruajes, destinándolas a la artillería, dando lugar a que no quedasen en Córdoba más coches que los del Obispo y el de esta familia, porque D. José Morales escondió las mulas y le colocó dos bueyes, saliendo a dar sus paseos como si fuese con el mejor tiro de caballos. Este mismo señor mantenía para su servicio un hermoso burro blanco a que llamaba el Pajarito, al que tenia un gran cariño: en su testamento dejó la casa número 25 de esta calle, a su señora sobrina Dª Rosario Díaz de Morales, con la precisa condición de cuidar bien a aquel animal mientras viviese, y de aquí viene el que todo el barrio conozca la expresada casa por la del burro. Tiene la casa fachada con portada de piedra y escudo de los Díaz de Morales en el centro del dintel, utilizada como entrada de cochera.

En el nº 4 está la Taberna Muñices con buen ambiente de fútbol y vino de La Rambla.

Diego Méndez Encarnación Agustina
 Calle Diego Méndez  Calle Encarnación Agustina

La calle Diego Méndez, llamada así por uno de sus moradores, le decían antes calle del Horno del Camello por uno que hubo que empleaba un camello como animal de carga. Tiene algunas casas interesantes, como la nº 10 con torreón, antigua fábrica de cera. La nº 9 del siglo XVI tiene galería con columnas y capiteles renacentistas. Las nº 6 y 8, del siglo XIX, tienen portada con petril.

La calle Encarnación Agustina toma el nombre del convento de monjas que allí hubo. Juan Sánchez, discípulo de Juan de Ávila, funda una casa beaterio para recogida de mujeres de vida licenciosa, dándole el nombre de Santa María Egipciaca. En 1636 se convirtió en convento de la orden de San Agustín, Encarnación Agustina. La calle era conocida popularmente como de las Arrecogidas. Tras la exclaustración pasó a ser Escuela Especial de Veterinaria. Sólo conserva la portada renacentista (1626) del antiguo convento, adintelada con frontón triangular. En la actualidad es un colegio público.

Convento de  ReginaPlaza de Regina. Tomó el nombre del Convento Regina Coeli fundado en 1499. Su portada es de arco carpanel y elementos decorativos renacentistas. Sufrió un incendio en 1651. Después de la exclaustración sirvió para teatro de aficionados, fábrica de monedas falsas y fábrica de paños dotada de máquina de vapor y demás adelantos de finales del XIX. En el centro de la plaza hay una fuente y en la casa esquina Encarnación Agustina está la Taberna Regina, de las más antiguas de Córdoba, con un acogedor patio.