Siete paseos para conocer Córdoba


Puerta y Plaza del Rincón

Puerta y Plaza del Rincón

Ver:

  • Torre de la Puerta del Rincón.

Recorrido:

Al terminar la Cuesta del Bailío, hacia la izquierda por la calle Alfaros se llega a la Puerta del Rincón y, atravesando la calle, a la Plaza del Rincón.

Descripción:

AlfarosLa Calle Alfaros debe su nombre a los numerosos talleres de alfarería que hubo en la Edad Media. En época romana, el lienzo oriental de la ciudad romana, conocida como urbs quadrata se correspondía aproximadamente con el actual trazado de la calle. En época de dominación árabe, este espacio, junto con Puerta del Rincón, Diario de Córdoba y San Fernando, separa la parte norte de la Villa con la Ajerquía, no comenzando a ser urbanizada hasta el siglo XIV. Esta urbanización supuso la creación del eje urbano más importante de la ciudad. Hasta 1862  se llamó Carnicerías, por las dos existentes en la calle. En Paseos por Córdoba se dice: Esta calle es una de las más anchas, largas y concurridas de Córdoba, tanto por arrancar de la plaza del Salvador, hacia el barrio de Santa Marina, como por tener al final la Puerta del Rincón, uno de los fielatos más antiguos y constantes para la cobranza de los derechos de consumo. La casa nº 20 estuvo dedicada desde 1487 hasta finales del siglo XVIII a Hospital de Ciegos pobres.

Puerta del RincónCalle Puerta del Rincón. Calle que va desde la calle Isabel Losa hasta la Cuesta del Bailío. En uno de su extremos se conserva un torreón gótico de planta octogonal en dos cuerpos, adosado al lienzo de la muralla. La Puerta del Rincón es llamada así por encontrarse en el ángulo formado por la confluencia de dos lienzos de la muralla, el norte hasta la Puerta de Osario y el este por la calle Alfaros. Esta puerta era una de las 6 que tuvo el primer recinto murado de la ciudad, en el siglo III adC. Posteriormente, en época almohade se aprovechó este punto para conectar un nuevo lienzo de muralla, el de la Axarquía, con el ya existente. No se conoce la altura que alcanzó, pues buena parte de la misma se demolió, recreció, reaprovechó y reparó a lo largo de los siglos hasta la actualidad. La Puerta del Rincón fue demolida en el año 1852 y la de Osario en el 1905.