Siete paseos para conocer Córdoba


Calle Corregidor Luis de la Cerda y Plaza del Triunfo

Calle Corregidor Luis de la Cerda y Plaza del Triunfo

Ver:

  • Triunfo de San Rafael y Fuente barroca.
  • Puerta del Puente.

Recorrido:

La calle Corregidor Luis de la Cerda discurre paralela a la fachada sur de la Mezquita. Al final de la calle está la Plaza del Triunfo desde donde se contemplan los monumentos más interesantes de Córdoba: Mezquita, Palacio Arzobispal, Triunfo de San Rafael, Puerta del Puente, Puente romano, Torre de la Calahorra, etc.

Descripción:

Calle Corregidor Luis de la CerdaLlamada así por el Corregidor Luis Cerda, que publicó el 4 de mayo de 1523 un bando por el cual se amenazaba con pena de muerte a quien variase la configuración arquitectónica de la Mezquita. Uno de sus lados lo ocupan los muros de la fachada sur de la Mezquita con la pintura mural de la Eucaristía en el extremo oriental y el pequeño retablo de la Virgen en el muro próximo a la Plaza del Triunfo. En la otra acera abundan los edificios dedicados a la hostelería: Baños árabes Medina Califal y Tetería Hamman, la Abacería, Restaurante Bodegas Mezquita, Hostal el Triunfo, Hotel los Omeyas y el  Hotel Hacienda Posada de Vallina del siglo XVII reformado en el XX.

Plaza del Triunfo (Plaza del Puente)

Triunfo Puerta del PuenteTriunfo de San Rafael. El monumento se erigió en el solar del que había sido Hospital de Pobres (siglo XIII), más tarde conocido como Hospital de los Ahogados, fundado por el Obispo Don Pascual, cuya lápida se encontró en la excavación de los cimientos. El diseño último es del arquitecto francés Michel de Verdiguier. El conjunto escultórico, con una altura superior a los veintisiete metros, parte de una base de mármol negro sobre la que se erige una especie de gruta horadada en unas rocas en las que descansan las esculturas de mármol blanco de los mártires San Acisclo y Santa Victoria, patronos de Córdoba, y de Santa Bárbara. A la entrada de la gruta un león sostiene entre sus garras un escudo con la leyenda: D.O.M.  EN  MEDICINA DEI  FUGITE PARTES ADVERSAE. VICIT LEO DE TRIBU JUDA. Sobre el arco de la gruta un águila muestra una arrugada cartela de mármol en la que se reproduce el juramento de San Rafael al Padre Roelas: YO TE JURO POR JESUCHRISTOFuente de la Plaza del Triunfo CRUCIFICADO QUE SOY RAFAEL ANGEL A QUIEN DIOS TIENE PUESTO POR GUARDA DE ESTA CIUDAD. También adornan la gruta un caballo, una palmera, una pieza de artillería, el sepulcro del Obispo don Pascual y otros adornos florales. Sobre la gruta se levanta una torre cilíndrica con una puerta y el escudo del Obispo Martín de Barcia, promotor del monumento. La torre sirve de base a la columna de mármol veteado rematada por una un capitel y la imagen del Arcángel. El monumento, costeado por el cabildo catedralicio, fue concluido en diciembre de 1871 y está protegido por una verja de hierro apoyada en diez pedestales con inscripciones latinas. Colocado en un recinto abalconado cerrado por cancela está acompañado por una Fuente circular, diseñada también por Michel de Verdiguier como complemento del Triunfo, en cuyo centro hay un pez montado por un niño.

 Puerta del Puente.

Puerta del Puente Puerta del Puente
Puerta del Puente Puerta del Puente restaurada

La actual Puerta del Puente sustituyó en 1575 a la original que había en el lienzo sur de la muralla, por aquel entonces muy deteriorada. Fue concebida como arco de Triunfo y es obra de Hernán Ruiz III. Tras la demolición de las casas que tenía adosadas fue reconstruida en 1928 a manera de puerta conmemorativa, duplicando la cara original exterior que da al río en la cara interior que da a la Mezquita. A principios del siglo XXI se procede a la limpieza y restauración de la Puerta cuyas obras se terminan a principios del año 2007, quedando habilitada como sala de exposiciones y se posibilita el acceso a su parte superior convertida en un privilegiado mirador.

El vano de la Puerta es adintelado y lo flanquean dos pares de columnas dóricas. El entablamento tiene cornisa y un frontón semicircular con un escudo real. La Puerta parece hundida al haberse levantado el pavimento que la rodea para facilitar el tráfico rodado.