Siete paseos para conocer Córdoba


Calle y Plaza de los Capuchinos

Calle y Plaza de los Capuchinos

Ver:

  • Cristo de los Faroles.
  • Convento de Capuchinos.
  • Iglesia de los Dolores.

Recorriddo:

Frente a la Plaza de las Doblas sale la calle Capuchinos que se ensancha en la plaza del mismo nombre y continúa rodeando el convento de los Capuchinos hasta la Cuesta del Bailío.

Descripcción:

CapuchinosCalle y Plaza de Capuchinos. Este rectángulo de cal y de cielo, como la definió el poeta Ricardo Molina, es una de las imágenes más conocidas de Córdoba. En el centro de la plaza el Cristo de los Faroles, al fondo el convento de Capuchinos y en un lateral la Iglesia de los Dolores, donde se venera la imagen mariana de mayor devoción en la ciudad. Se ha llamado Plaza del Corbacho, Plaza de Almunia, por las casas que el marqués de Almunia poseía en el lugar y Plaza de los Dolores. En 1629 los frailes franciscanos capuchinos compran una casa al marqués de la Almunia para establecer su convento y levantar la iglesia. En 1710 el padre Francisco de Posadas compró unas casas en la vertiente meridional para edificar el hospital de San Jacinto, destinado a pobres incurables. En 1731 se termina la construcción de la iglesia de los Dolores, bajo el patrocinio del obispo Marcelino Siuri. En 1794 se instala en medio de la plaza el Cristo de los Faroles. Y en 1835 se derriba el convento capuchino, a raíz de su desamortización, que sería refundado en 1905.

Cristo de los FarolesCristo de los Faroles. Su verdadera advocación es El Cristo de los Desagravios y Misericordia. Gracias a la devoción de los padres Capuchinos y a las limosnas de los marqueses de Hariza y otros devotos, se colocó la imagen de mármol blanco, atribuida al cantero Juan Navarro León, en el centro de la plaza. El Cristo de los Faroles fue bendecido por el beato Diego José de Cádiz en octubre de 1794. Su nombre le viene dado por los ocho faroles que lo iluminan de noche y que fueron repuestos en el año 1984. La verja que protege el monumento se instaló en los años 20 del siglo XX. Antonio Molina protagonizó el año 1958 la película El Cristo de los Faroles en la que canta: El Cristo de los Faroles es mi luz y mi consuelo y cuando tengo una pena alzo los ojos al cielo y mi pena la consuela el Cristo de Los Faroles.

Convento de CapuchinosIglesia Conventual del Santo Ángel (Convento de Capuchinos). El convento se funda en 1629 sobre unas casas del Marqués de la Almunia, y estaba edificado en 1633. En 1638 se comienza la construcción de la iglesia, que tiene planta de cruz de una nave con capillas laterales, cubiertas con bóveda de cañón. La fachada de la iglesia, de concepción barroca y expresión minimalista enfoscada en blanco, cierra la perspectiva de la plaza. Sufrieron los Capuchinos tres exclaustraciones, en 1810, 1821 y la definitiva de Mendizábal en 1836. El convento fue vendido y demolido en su mayor parte y los materiales fueron empleados en la construcción de la plaza de Toros de los Tejares, según cuenta Teodomiro Ramírez de Arellano. Se conservó el claustro y la huerta, así como la iglesia. Desde 1940, cada Miércoles Santo, procesiona de esta iglesia la imagen de María Santísima de la Paz y Esperanza, obra del imaginero bujalanceño Juan Martínez Cerrillo. Conocida y venerada como "La Paloma de Capuchinos" es una de las imágenes que más devoción despierta entre los cordobeses. 

Virgen de los Dolores y Hospital de San JacintoHospital de San Jacinto. Iglesia de los Dolores. En 1710 con el tesón del beato Francisco de Posadas se consigue comprar parte de la casa solariega del Marqués de Almunia para trasladar a este lugar el antiguo Hospital de San Jacinto. En 1728 se construye la iglesia y la enfermería bajo el patrocinio del Obispo Don Marcelino Siuri. La iglesia, de una sola nave, se cubre con bóveda de cañón. El retablo mayor tiene en el centro un camarín, en que se venera a Nuestra Señora de los Dolores, del imaginero a Juan Prieto, bajo el patrocinio de la Congregación de Nuestra Señora de los Dolores, Tercera Orden Servita, en virtud de la licencia expedida en Roma el 15 de abril de 1699 por el general de la Orden Juan Francisco María Poggi. Los principales cultos son la celebración del Viernes de Dolores y la salida procesional en Semana Santa. La iglesia de los Dolores permanece abierta desde la madrugada del viernes y a lo largo del día la plaza de Capuchinos se llena de fieles que acuden a visitar a la Señora de Córdoba. Por la mañana se celebra la Fiesta de Regla, presidida por el obispo, y que cuenta con la asistencia de las primeras autoridades locales.