Siete paseos para conocer Córdoba


Calles de Cardenal Salazar y Averroes

Calles de Cardenal Salazar y Averroes

Ver:

  • Capilla de San Bartolomé.

Recorrido:

Al fondo de la Plaza del Cardenal Salazar sale la estrecha calle del mismo nombre que a la derecha continúa por la también estrecha y tortuosa calle de Averroes, que lleva hasta la calle Judíos.

Descripción:

La calle del Cardenal Salazar antiguamente llamada Calleja de San Bartolomé el Viejo para distinguirlo de otras iglesias de la misma advocación menos antiguas. Callejón de apenas un metro que lleva de la Plaza del Cardenal Salazar a  la capilla de San Bartolomé.

Capilla de San BartoloméCapilla de San Bartolomé. Construida entre 1.399 y 1.410, funcionó como parroquia hasta el siglo XVII. Conserva su arquitectura medieval de tipo gótico-mudéjar. La puerta es ojival con cenefa de dientes de sierra, precedida por un pórtico de tres arcos con columnas de acarreo, el central con capitel visigodo. La portada exterior la forma un arco ojival. El suelo del interior es de azulejos y ladrillos y el zócalo de azulejos. Las paredes están cubiertas de yeserías con decoración vegetal (atauriques) y geométrica intercalando escudos de la Orden de la Banda, fundada por Alfonso XI en 1332. También tiene decoración epigráfica con inscripciones árabes. Esta Capilla está integrada en el que fuera Hospital de Cardenal Salazar (Facultad de Filosofía y Letras) y ha sido restaurada en el año 2008. El 20 de marzo del 2010 se abre al público. La visita, gratuita, se enriquece con paneles explicativos de la historia y el contenido artístico de la Capilla, colocados en el patio de acceso.

AverroesCalle de Averroes. La antigua Calleja de San Bartolomé el Viejo daba también nombre a la calle Averroes. La forman distintos tramos de callejones estrechos, enmarcados por paredes blancas, pertenecientes algunas a casas del siglo XVI que guardan restos romanos. Según dice Ramírez de Arellano el enlace del segundo al tercer ángulo está cubierto con una habitación alta de la casa inmediata, y bajo estos arcos hubo hasta 1841 un cuadro en lienzo representando a Nuestra Señora de Linares, muy venerada de los vecinos cercanos