Siete paseos para conocer Córdoba


De la calle Conde de Torres Cabrera a la Plaza de las Tendillas

De la calle Conde de Torres Cabrera a la Plaza de las Tendillas

Ver:

  • Ermita de San Zoilo.
  • Edificio de la Unión y el Fénix.

Recorrido:

Terminada la calle Obispo Fitero se atraviesa Conde de Torres Cabrera para continuar por la calle San Zoilo. Al final, dejando a un lado la iglesia de San Miguel, coger el Callejón de Barqueros y sin dejar la acera bordear la Plazuela del Mármol de los Bañuelos para continuar por la calle Victoriano Ribera (antigua Plata) hasta la Plaza de las Tendillas.

Descripción:

Ermita de San ZoíloLa Calle San Zoilo está dedicada al noble cristiano que murió en el año 300 martirizado por Daciano, Gobernador romano. Le fueron arrancados los riñones y, según la tradición, arrojados al pozo de una casa de esta calle donde se construyó un hospital u hospedería de transeúntes y después una ermita. Muchos devotos del barrio han creído desde antiguo que el agua de este pozo es milagrosa. La Ermita de San Zoilo se levanta en 1740. Tiene una pequeña portada barroca de dos cuerpos, con una placa de mármol sobre el dintel con la imagen del pozo bajo un arco. El frontón partido contiene una hornacina con la imagen del santo sujeto a la columna del martirio. Está rematada por un balcón y espadaña.

BarquerosLa Calle Barqueros era conocida como del Mármol de los Bañuelos, al igual que la plaza del mismo nombre, por la hermosa columna romana de mármol que en ella había y en la que la tradición dice que estuvo atado San Zoilo mientras lo martirizaron. Esta estrecha calle peatonal conserva la fachada que albergó el popular Hotel Cuatro Naciones, donde se alojó el psiquiatra Carlos Castilla del Pino al llegar a Córdoba en octubre de 1949. Cuenta en La casa del olivo que el patio del hotel se llenaba de gente que venía de los pueblos, que se veía de economía sólida, bien vestida aunque con cierto aire de lugareños. Unos meses antes, en febrero, se había hospedado en el hotel el escritor Gerald Brenan.

Victoriano RiveraLa Calle Victoriano Rivera toma su nombre del director del colegio de la Asunción y estudioso de inscripciones romanas y medievales, que llegó a ser rector en la Universidad Libre de Córdoba, de vida efímera, a finales del siglo XIX. Más conocida como la Calle de la Plata, porque en el siglo XVI en una de sus casas existía un depósito de este metal donde se surtían los plateros para sus trabajos. Calle comercial desde el siglo XV en el que ya existía la pastelería Santaolalla, famosa en toda Andalucía.

Desemboca en la Plaza de las Tendillas entre dos edificios singulares: Edificio de la Unión y el Fénix construido en 1926, según proyecto de Benjamín Gutiérrez Prieto en el que destaca el grupo escultórico que lo corona. Edificio de La Equitativa de Félix Hernández Jiménez, 1926, en la esquina con la Calle Cruz Conde. 

Edificio La Unión y el Fénix Edificio La Equitativa
 Edificio de La Unión y el Fénix  Edificio de La Equitativa