Siete paseos para conocer Córdoba


De la Calle Cárcamo a la Plaza de San Juan de Letrán

De la Calle Cárcamo a la Plaza de San Juan de Letrán

Ver:

  • Torre de los Perdigones.
  • Portada de la Ermita de San Juan de Letrán.

Recorrido:

Desde la Fuente de la Piedra Escrita, esquina de Cárcamo (foto de la cabecera), continuar al frente por la calle de Costanillas hasta encontrar la calle de Juan Tocino, adentrarse en ella para ver la Torre de los Perdigones y volver a Costanillas. En la acera de la derecha se encuentra primero la calle Rivas y Palma y a continuación el callejón de Rosales que se ha de seguir para llegar a la Plaza de San Juan de Letrán.

Descripción:

La Calle Cárcamo se llamó de los Aladreros, después del Santo Cristo de la Misericordia, por su inmediación al hospital de este nombre y por último la dedicaron a uno de los conquistadores de Córdoba, origen de la familia Cárcamo.

CostanillasCalle de Costanillas. De ella se dice en Paseos por Córdoba: quiere decir las cuestezuelas, y por cierto que la forma, aunque muy suave. Esta calle parece materialmente de otro pueblo donde hay diferentes costumbres: allí se ven los chicos desnudos correr por ella, como si estuviesen dentro de su habitación, así como las gallinas, las bestias, y aun algunas veces los cerdos están al público, sin que sus dueños, en gran parte gitanos, hagan caso de los bandos de buen gobierno; están algunos tan atrasados que cuando ven pasar una persona con sombrero de copa y levita se les quedan mirando, como si para ellos fuese un objeto raro. Como se ve en la foto, las casas reformadas, los coches aparcados y el Colegio Público de Educación Infantil Luciana Centeno (profesora que dedicó 45 años a la enseñanza en la primera mitad del siglo XX) muestran el progreso social y económico del barrio.

La cruzan la Calle Pastora (cuya casa nº 2 tiene un hermoso patio con capilla privada y un pozo árabe) y Matarratones. A continuación la Calle del Peral.

Pastora Peral
Calle Pastora Calle Peral

La siguiente travesía a la izquierda es la Calle Juan Tocino, dedicada a este héroe popular, como lo cuenta Ramírez de Arellano: En el año 1652 el excesivo precio y la escasez del pan provocó una grave situación de miseria y hambre entre los pobres de Córdoba. El seis de Mayo a la salida de misa en San Lorenzo una mujer, con su hijo en brazos, muerto de hambre, fue el detonante de un motín. Entre los sublevados destacan Juan Tocino y el tío Arrancacepas. Sustituido el Corregidor por D. Diego de Córdoba, apreciado por el pueblo, se acabó el motín al ofrecer abundante pan a precio razonable. También consiguió del rey el indulto de los amotinados.

Juan Tocino Torre de los Perdigones
Calle de Juan Tocino Torre de los Perdigones

La Torre de los Perdigones pertenecía a una antigua fábrica de municiones de la segunda mitad siglo XIX. Construida con ladrillo, de planta cuadrada, tiene elevada altura y ha sido restaurada por el arquitecto Jerónimo Sanz.

Siguen en la acera de la izquierda la Calle Nieves Viejas, por ser el primer lugar donde estuvo el convento de Nuestra Señora de las Nieves, trasladado a la calle Alfonso XIII (Liceo) y hoy ocupado por el Círculo de la Amistad. A continuación la Calle Anqueda.

Nieves viejas Anqueda
Calle de Nieves Viejas Calle de Anqueda

En la acera de la derecha está la Calle Rivas y Palma y la Calle Rosalas, que lleva a la Plaza de San Juan de Letrán.

Rivas y Palma Rosalas
Calle de Rivas y Palma Calle de Rosalas

Plaza de San Juan de LetránPlaza de San Juan de Letrán.  Toma el nombre de la iglesia que allí existía y que gozaba de todas las indulgencias y prerrogativas de la del mismo nombre en Roma. En 1551, por bula del Papa Julio III, Isabel Rodríguez de Alixeda funda la Iglesia de San Juan de Letrán. Ermita de San Juan de LetránSe veneraba en ella un fragmento de uno de los brazos de San Lorenzo traído de Roma por la fundadora. Se incorporó a la de Roma en 1555, y con el carácter de perpetua, 1801. Antes de la Guerra Civil estuvo cerrada, pero fue promovida a parroquia en el año 1954 por el obispo Fray Albino y diecinueve años después el obispo Cirarda decretó el cierre oficial de la misma. Posteriormente se vende el inmueble y se construyen pisos en él, conservándose únicamente la fachada de dos cuerpos, con portada de piedra anditelada y frontón partido cobijando la hornacina del titular rematada por frontón triangular.

Entre las calles que desembocan en la Plaza de San Juan de Letrán están la Buenos Vinos y la de San Juan de Palomares con patios triunfadores en muchos concursos, como la nº 8 o la nº 11, la primera casa patio que la empresa municipal de vivienda de Córdoba (Vimcorsa) ha comprado para reformar y poner en alquiler con el compromiso de sus futuros inquilinos de presentar el patio al concurso de mayo del año que viene.  Vimcorsa también ha adquirido la casa-patio de la calle Trueque, 4 con el fin de rehabilitar el inmueble y dotarlo de viviendas en régimen de alquiler. 

Buenos Vinos San Juan de Palomares
Calle de Buenos Vinos Calle de San Juan de Palomares