Siete paseos para conocer Córdoba


De la Plaza de las Beatillas a la de Don Gome

De la Plaza de las Beatillas a la de Don Gome

Ver:

  • Monumento a la Paloma de la Paz.
  • Palacio de Viana.

Recorrido:

Se abandona la Plaza de San Agustín por la calle Rejas de Don Gome que va de la Plaza de las Beatillas hasta la calle Santa Isabel. Girando a la derecha por esta calle se llega a la Plaza de Don Gome.

Descripción:

A la salida de la Plaza de San Agustín en dirección Rejas de Don Gome se encuentra la Plaza de las Beatillas por unas que ocupaban un beaterio fundado 1479, que también se destinó a hospital.  En ella se encuentra una de las tabernas más antiguas de Córdoba, El Rincón de la Beatillas, al comienzo de la Calle Ocaña, en dirección sur.

En dirección norte está la Calle Zarco, llamada así por el color azul claro de los ojos de uno de sus antiguos moradores. En ella está el cine de Verano Olimpia y la piscina de mujeres.

Zarco
Plaza Beatillas y Calle Ocaña Calle Zarco

En el lado sur está la Calle del Hinojo y la Calle Parras, cuyas casas nº 5 y 6 poseen bellos patios.

Hinojo Parras
Calle del Hinojo Calle de las Parras

También en el lado sur y frente a las rejas del Palacio de Viana está la Calle Muñoz Capilla, dedicada a José de Jesús Muñoz Capilla (1771-1840), religioso cordobés que dirigió el Hospital del Cristo de la Misericordia. En esta calle tuvo su casa-estudio el escultor, pintor y ceramista Salvador Morera, autor del monumento a la Paloma de la Paz situada frente a su casa.

Muñoz Capilla Paloma de la Paz
Calle de Muñoz Capilla Monumento a la Paloma de la Paz
La Calle Rejas de Don Gome recibe el nombre por las tres grandes rejas de la casa de los marqueses de Villaseca y colocadas en vida de don Gome de Figueroa, a través de las cuales se puede ver uno de los patios del actual palacio de Viana.

La Reja de Don Gome desemboca en la Calle de Santa Isabel, por el convento del mismo nombre, que se ha de seguir hacia la derecha. La primera travesía es la Calle de Espejo, que antes se llamaba de Armas Viejas, en memoria del insigne cordobés Antonio Espejo, descubridor de Nuevo Méjico por los años 1582. Frente se ensancha la Plaza de Don Gome.

Santa Isabel Espejo
Calle de Santa Isabel Calle Espejo

Plaza de Don gomePlaza de Don Gome. Ensanche de la calle Santa Isabel, en uno de cuyos ángulos figura la portada que da acceso al Palacio de Viana. Plaza irregular en la que confluye la Calle Morales por los señores Díaz de Morales que tuvieron su casa solariega en el nº 2, con portada manierista adintelada del siglo XVI, con columnas almohadilladas en los laterales rematadas por pináculos. Sobre el dintel se conserva el escudo de los Díaz de Morales. Propiedad de CAJASUR prevista para la ampliación del Palacio de Viana.

Palacio de VianaPalacio de los Marqueses de Viana. Edificio del siglo XIV, su fachada principal del siglo XVI, de estilo manierista, es atribuida a Juan de Ochoa. Tiene una portada adintelada con el frontón partido por el balcón del segundo cuerpo en cuyos lados hay dos esculturas mitológicas. Encima el escudo de la familia de los Saavedra. Ha tenido a través de los años numerosas restauraciones y ampliaciones y los hallazgos arqueológicos parecen indicar que en un principio fue un edificio romano. En 1981 fue declarado Monumento Histórico Artístico Nacional y en 1983 es declarado Jardín Artístico. La Caja Provincial de Ahorros de Córdoba adquirió el palacio en 1980 y tras efectuar la restauración y acondicionamiento lo abrió como museo el 31 de octubre de 1981. La visita no debe entenderse sólo como museo, sino como la de una casa hasta hace poco tiempo habitada. El mobiliario es el original y en sus dos plantas guarda lámparas, pinturas, tapices, vajillas, alfombras, guadameciles y cordobanes, azulejos y una valiosa biblioteca con miles de volúmenes.

Patios del Palacio de Viana. Además, el palacio cuenta con un jardín y doce patios. El Patio Principal o de Recibo (en la foto que acompaña el texto) con restos arqueológicos y una talla de Virgen gótica del siglo XIV. El Patio del Archivo, por encontrarse el archivo histórico de la familia en una habitación colindante. El Patio de la Capilla, interior, porticado y en donde se hallaba la capilla de los marqueses. El Patio de la Cancela, por la que da a la Plaza de Don Gome, también con dos galerías porticadas. El Patio de los Jardineros, de planta alargada y sobrio, donde se guardaban las herramientas de jardinería. El Patio del Pozo, por uno que hay de abundante caudal y posiblemente de época romana. El Patio de la Alberca o del Invernadero, pues ambos elementos se encuentran en él. El Patio de la Madama, por la estatua de una señora situada en el centro y rodeada de cipreses. El Patio de las Columnas, de reciente construcción, con una fuente y dos pequeños estanques en el centro; tiene una galería porticada con arcos de medio punto sobre columnas de fuste liso. El Patio de las Rejas, de 1624, por las tres rejas que se abren a la calle Rejas de Don Gome, con una fuente de mármol rojo en el centro. El Patio de los Naranjos, por los seis que rodean la fuente central. El Patio de los Gatos, por los muchos que merodeaban alrededor de la cocina, patio del servicio, austero y con paredes blancas llenas de macetas como los patios populares cordobeses. El Jardín, de diseño barroco, con cuadrados dibujados con setos de boj y una fuente en el centro.

El Jardín Patio de la Madama
 
Patio de las Columnas Patio de los Jardineros