Siete paseos para conocer Córdoba


De la Plaza del Pintor Rafael Botí a la Puerta del Colodro

De la Plaza del Pintor Rafael Botí a la Puerta del Colodro

Ver:

  • Ermita de los Santos Mártires.
  • Casa de Paso de la Lagunillas.
  • Estatua de Manolete.

Recorrido:

Atravesar la Plaza de Rafael Botí y en el extremo opuesto por donde se ha entrado está la calle Cepas que conduce hasta la calle Mayor de Santa María, que se ha de tomar a la derecha. Primero se ensancha a su izquierda en la Plaza de la Lagunilla y termina en la Puerta del Colodro.

Descripción:

La Plaza del Pintor Rafael Botí es un recoleto rectángulo enlosado y rodeado de naranjos (foto de la cabecera). Está dedicada a CepasRafael Botí Gaitán (Córdoba 1900 Madrid 1995) estudia dibujo con Julio Romero de Torres en la Escuela de Artes y Oficios de Córdoba y música en el Conservatorio Superior de Música de Córdoba. A los 17 años se traslada a Madrid ingresando en el Conservatorio de Música y en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando. En 1919 ingresa mediante oposición en la Orquesta Filarmónica de Madrid como profesor de viola y es alumno del taller de Daniel Vázquez  Díaz con el que le uniría una gran amistad. En 1923 hace su primera exposición personal en el Círculo de la Amistad de Córdoba. A partir de entonces participa en innumerables exposiciones individuales y colectivas y sus cuadros se reparten por muchos museos y colecciones privadas. Recibe múltiples distinciones y en 1998 la Diputación de Córdoba constituye la Fundación Provincial de Artes Plásticas Rafael Botí.

La estrecha Calle Cepas la une con Mayor de Santa Marina.

Mayor de Santa MarinaCalle Mayor de Santa Marina. Antiguamente llamada Mayor de la Puerta del Colodro y Ancha de Santa Marina. Es la vía más importante de este barrio y mantiene de siempre vínculos con la tauromaquia, ya que muy cerca de este punto vivieron toreros como Lagartijo, Guerrita, Machaquito y Manolete, cuatro de los cinco califas del toreo. Hacia la derecha, en dirección a la Puerta del Colodro está la Ermita de los Santos Mártires San Acisclo y Santa Victoria y la Plaza de la Lagunilla.

Ermita de los Santos Mártires Convento de Santa Marina o del Colodro. Su primitiva construcción data del siglo XVI cuando se levantó una pequeña ermita en honor de los Santos Mártires San Acisclo y Santa Victoria, patronos de Córdoba, en la casa donde según la tradición fueron educados por una mujer llamada Minciana. Disuelta la hermandad que la atendía llegó al siglo XVIII en total abandono y ruina. Un vecino del barrio llamado José Fernández, a quien todos conocían por Pepito el Carnerero, a causa de haber hecho gran fortuna en la compra y venta del ganado lanar, se apiadó de la ermita de los santos patronos y la reedificó. En el año 1959 fue de nuevo reformada por el arquitecto Carlos Sáenz de Santa María.

La iglesia es pequeña y de una sola nave. La fachada es de dos plantas, muy sencilla, con un óculo central y portada neoclásica de piedra con pilastras laterales y rematada con frontón triangular. El interior es de una sola nave con bóveda y cabecera plana, se cubre con una bóveda elíptica que se apoya sobre pechinas que tienen como decoración pinturas de mártires cordobeses: San Zoilo, San Marcial, San Januario y San Fausto. En el altar se encuentran las pinturas que representan a San Acisclo y Santa Victoria, obra de Cristóbal Vela, restaurados en el 2007. Como nota curiosa está la imagen de una Virgen encargada en 1959 que lleva en el pecho la Sagrada Forma de la cual salen rayos. Desde 1959 el convento lo ocupa la congregación de las Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Inmaculada. Cada religiosa tiene ante el Santísimo dos horas de adoración: una durante el día y otra durante la noche.

Plaza de la LagunillaPlaza de la Lagunilla. Llamada así porque casi siempre estaba inundada por el agua rebosada de los pozos que se surtían del caudal de un arroyo llamado Gualcolodro, que baja de la sierra y que alimenta los pozos a través de atarjeas árabes. Ya está referenciada en el plano de los franceses de 1811. En el centro de la plaza hay un pequeño jardín que rodea el busto de Manolete, de Juan de Ávalos, esculpido en bronce. El año 1948, el siguiente de su muerte en la plaza de toros de Linares, se inauguró el busto en esta plaza en la que el torero vivió durante muchos años. Está colocado dentro de un estanque encastrado en un suelo empedrado con chinos formando dibujos. Está rodeado por arriates con arbustos y seis palmeras datileras.

Al principio del paseo, en la calle Adarve, se describió la Casa de Paso de la Lagunilla con la calleja del Chaparro.

Puerta del Colodro. Puerta del lienzo septentrional de la muralla de la Axerquía. El 23 de enero de 1236 conociendo el abandono de las defensas de la ciudad, las tropas cristianas llegan a las murallas de Córdoba. Se acuerda que dos almogávares, Alvar Colodro y Benito Baños, conocedores del árabe y con ropas andalusíes sean los primeros en escalar la muralla para sorprender a los centinelas. Conquistada la torre, al alba abren las puertas a las tropas de a caballo de Pedro Ruiz Tafur. Este es el motivo por el que se la conoce como la Puerta del Colodro. En su historia ha sufrido muchas modificaciones, llegándose a tapiar durante las epidemias, hasta desaparecer a finales del siglo XIX. En el año 2009 se inicia el proyecto de remodelación de la Plaza y de la calle Mayor de Santa Marina, en el que está previsto eliminar el balcón del Colodro y construir unas jardineras. En los trabajos se descubren restos arqueológicos que pertenecen a la muralla de la Axerquía, en concreto al lienzo que va del Colodro a la Misericordia, derruido en el siglo XIX y del que quedan algunos restos en la calle Valencia y en algunas viviendas de las Ollerías. En marzo de 2011 se terminan los trabajos con los que los restos de la puerta y muralla se integran en la plaza.