Siete paseos para conocer Córdoba


De Plaza de las Tendillas a Plaza de San Miguel

De Plaza de las Tendillas a Plaza de San Miguel

Ver:

  • Iglesia de San Miguel.

Recorrido:

Desde la Plaza de las Tendilas coger por la calle Cruz Conde la primera bocacalle a la derecha, San Álvaro, que termina en la Plaza de San Miguel. Rodear la iglesia para ver la torre y las fachadas laterales y de nuevo ante la puerta principal busca a la izquierda la calle Ramírez de Arellano.

Descripción:

Cruz CondeLa Calle Cruz Conde fue abierta en 1925 en terrenos del humilde barrio de Trascastillo para unir la Plaza de Las Tendillas con la calle Góngora y facilitar el tráfico hacia la Avenida del Gran Capitán, la plaza de toros de Los Tejares y la estación de ferrocarril. El proyecto se amplió hasta la calle Manuel de Sandoval (antigua Cuatro Esquinas) y más adelante, hacia 1930, hasta la Ronda de los Tejares (en aquellos años Avenida de Canalejas). Se conserva gran parte de sus edificios originales tanto de la etapa anterior a la Guerra Civil de los arquitectos Félix Caballero y Félix Hernández, como de la inmediata posterior de los arquitectos Carlos Sáenz de Santamaría, Rafael García Hernández, Víctor Escribano Ucelay, Rafael de la Hoz, etc. Se convirtió en la principal calle comercial de Córdoba.

San ÁlvaroLa calle San Álvaro une la calle Cruz Conde con la plaza de San Miguel y está dedicada al santo dominico (Córdoba 1358-1430) que fundó en la sierra, a siete kilómetros de la ciudad, el convento de Scala Coeli. A su alrededor construyó varias ermitas y el denominado Monte Calvario donde se celebró el primer Vía Crucis de Occidente.

La Plaza de San Miguel rodea la iglesia de la que recibe su nombre. En la fachada de la torre se abre una plaza con palmeras y una de  fuente de granito con un solo caño, obra del arquitecto municipal Víctor Escribano Ucelay, de 1948. El proyecto original no se terminó hasta 1984 cuando se añadió el remate arquitectónico de su pilastra central que faltaba.

Iglesia de San MiguelIglesia de San Miguel. Construida en los S. XIII y XIV sobre los restos de una antigua mezquita empleándose sillares dispuestos a soga y tizón. La planta la forman tres naves cubiertas con techumbre de madera que se conserva solamente en la central. Carece de crucero y la cabecera la componen tras ábsides poligonales, abovedados con crucería gótica. Las naves están separadas por muro armado sobre pilares prismáticos, con dos columnas adosadas en sus frentes, de tradición románica. En el S. XV se añade la capilla de los Vargas, en el S. XVII la sacristía y en el S. XVIII la torre y la capilla del Sagrario. En el S.XX se recupera la techumbre de la nave central que había sido tapada por bóveda barroca en el XVIII. La portada principal, entre contrafuertes, la forma un arco apuntado con arquivoltas y está protegida por un tejaroz sobre canecillos. Tiene un rosetón mayor en el centro y dos menores en los laterales.

Iglesia de San Miguel. Puerta mudéjarLa portada del evangelio es gótica y la de la epístola mudéjar, con arco de herradura apuntado formado por dovelas decoradas con ataurique (ornamentación vegetal) y enmarcada por alfiz. Encima tiene un tejaroz sobre canecillos y en los extremos modillones de rollo, reuniendo lo más característico del arte califal. La capilla bautismal, situada en la nave de la epístola, fue funeraria del camarero del rey, Alfonso Díaz de Vargas. Está cubierta por bóveda de crucería gótica y destacan las curiosas ménsulas con rostro de mujer y hombre barbado. El retablo en mármol de la capilla mayor es de 1701 y por las mismas fechas también se hizo el retablo del Sagrario. La torre es de mediados del siglo XVIII y el cuerpo inferior se construyó aprovechando restos del alminar de una antigua mezquita.

Taberna San Miguel Casa El PistoTaberna San Miguel. Enclavada entre las calles San Zoilo y Barqueros, en la Plaza San Miguel, esta taberna es una de las más antiguas de la ciudad, ya que fue fundada en el año 1880. Es conocida popularmente por Casa el Pisto, apodo familiar del dueño. Gran número de fotografías de personajes famosos, imágenes antiguas de la ciudad, cuadros y carteles taurinos decoran las paredes de los salones y del patio central, convirtiendo la taberna en un museo vivo de la historia de Córdoba. La cocina de la casa es la tradicional cordobesa: Salmorejo, Rabo de Toro, Flamenquín, Pisto Manos de cerdo, etc. regada con los vinos de Moriles. Lugar de tertulias taurinas desde que en 1896 se fundó en ella el Club Guerrita.