Siete paseos para conocer Córdoba


Jardines de la Victoria

Jardines de la Victoria

Ver:

  • Caseta del Círculo de la Amistad.
  • Kiosco de la Música.

Recorrido:

Se recomienda recorrer los jardines y volver al Mausoleo romano para, desde ahí, atravesar la Avenida del Paseo de la Victoria y acceder a la calle Concepción por la antigua Puerta de Gallegos.

Descripción:

Jardines de la VictoriaLos Jardines de la Victoria toman el nombre del convento de dicha advocación, de la orden de San Francisco de Paula o Mínimos, que se estableció en el primitivo de Nuestra Señora de las Huertas. Parece ser que fueron los Reyes Católicos quienes mudaron el nombre por el de Victoria. En 1776 el corregidor don Francisco Carvajal y Mendoza, pese a la oposición de los Veinticuatros y de los frailes del convento, plantó árboles formando círculos y abrió una calle hacia la puerta de Gallegos y otra a los Tejares, colocando en el centro una gran fuente cuadrada. Así quedó hasta 1793, que el corregidor don José Eguiluz allanó el terreno y puso asientos entre los árboles. Jardines de la VictoriaEn 1854 el alcalde don Francisco de Paula Portocarrero realizó la reforma completa del paseo de la Victoria con el proyecto del arquitecto don Pedro Nolasco Meléndez. Los frailes de la Victoria fueron exclaustrados en 1836 y en 1865 el Ayuntamiento adquirió el convento y lo derribó para ampliar el real de la Feria de Nuestra Señora de la Salud, dejando el huerto dedicado a vivero para los jardines. La feria se ha venido celebrando en estos jardines hasta su traslado al recinto de El Arenal, junto al Guadalquivir, en el año 1994.

En los jardines hay dos instalaciones, reformadas en los primeros años del siglo XXI, que merecen ser visitadas, así como una pequeña fuente modernista de principios del siglo XX.

Caseta del Círculo Caseta del Círculo de la Amistad. En 1877, mediante concesión del Ayuntamiento de Córdoba, se construye en el Paseo de la Victoria una caseta de feria para los socios del Círculo de la Amistad. Es una estructurada de forjado cubierta de zinc realizada por la fundición sevillana La Catalana, del empresario catalán Narciso Bonaplata creador en 1847 de la Feria de Abril de Sevilla junto al vasco José Mª Ybarra. Completamente abierta, sin paredes, se cerraba con lonas al igual que las demás casetas de feria. En el año 1918 el arquitecto Adolfo Castiñeyra le añade un cuerpo de obra de una planta, adosado a la estructura de hierro. Fue usada por los socios del Círculo de la Amistad hasta el año 1994 en el que la feria se traslada a El Arenal.

En abril de 2004, el Ayuntamiento de Córdoba comenzó la rehabilitación de la que será llamada Sala Victoria, terminando las obras en marzo de 2007. Los 830 metros cuadrados de que dispone se dedicaron a uso cultural cuyo recorrido bastante irregular termina el 1 de junio de 2013 cuando se abre al público como Mercado Victoria. Se ha procurado la menor intervención en la estructura metálica de la caseta, se ha ampliado con un nuevo edificio en la parte posterior como zona de servicos y todo el recinto está cercado por una valla metálica. Es el primer mercado gastronómico de Andalucía y consta de 30 puestos, una zona gastronómica y otra exterior de copas. En el mercado se pueden comprar productos de la tierra de la mejor calidad y, especialmente, degustarlos: derivados del cerdo ibérico de la Cooperativa del Valle de los Pedroches (COVAP), salmorejos y gazpachos en La Salmoreteca y La Gazpachera, vinos de Montilla Moriles, la cocina cordobesa como la de Kisko García estrella Michelín por su restaurante El Choco, etc. También está presente la cocina internacional (argentina, japonesa, italiana) y la repostería. 

Kiosko de MúsicaKiosko de la Música. Es un templete proyectado por el arquitecto municipal Felipe Sainz de Varanda y realizado en Sevilla en 1877 con hierros de la fundición Oñón Mestres, donde la banda de música tocaba sus conciertos populares. Situado junto a la Caseta del Círculo de la Amistad (Caseta Victoria) fue utilizado como caseta municipal en la Feria de Córdoba. En el año 2007 terminó su remodelación y, como la caseta vecina, está destinado a usos culturales. Junto al kiosko de música hay una pequeña fuente modernista de la primera década del siglo XX, cuya taza circular en mármol gris tiene incrustaciones rectangulares de mármol rosa. En el centro tiene un pedestal en forma de ánfora con guirnaldas, sostenida por dos figuras recostadas de atlantes.