Siete paseos para conocer Córdoba


Calles Lineros, Badanas y Consolación

Calles Lineros, Badanas y Consolación

Ver:

  • Retablo de San Rafael.
  • Bodegas Campos.
  • Portada de San Nicolás de la Ajerquía en calle Badanas.

Recorrido:

En la calle Lineros tomar la primera bocacalle a la derecha (Badanas) hasta su final en la calle Consolación que, a la izquierda, retorna a la calle Lineros por la que se retrocede, de nuevo a la izquierda, hasta la calle Candelaria.

Descripción:

Calle LinerosLa calle Lineros recibe el nombre porque en muchas de sus casas se trabajaba el lino o eran almacenes donde acudían las mujeres para cambiar libras hiladas por otras en rama. También se ha llamado calle del Caño de Venceguerra, por una alcantarilla que se ve entre las casas números 80 y 82. Su nombre verdadero es el de Vicente Guerra, de quien se dice que cuando la conquista de Córdoba entró en ella con su gente por este sitio (Paseos por Córdoba). También se ha llamado Emilio Castelar por el que fuera Presidente de la I República y Coronel Cascajo en honor a Ciriaco Cascajo, militar del bando nacional durante la Guerra Civil. Entre sus casas destaca las Bodegas Campos con portada adintelada de piedra en la calle Lineros y otra de ladrillo de 1790 en al calle Badanas, conocida como la casa de Santo Dios por las inscripciones en su fachada, entre las que tiene una que dice: "Santo Dios, Santo fuerte, Santo inmortal, líbranos Señor de tanto mal".

Badanas Casa del Santo Dios Consolación
Calle Badanas Casa del Santo Dios Calle Consolación

San Nicolás de la AjerquíaLa calle Badanas, a la derecha de la calle Lineros, bordea por detrás las Bodegas Campos. Se llama así por el curtido y venta de estas pieles de carnero. También se ha llamado de los Agujeros por los pequeños estanques en que se ponen a curtir las pieles. La calle se ensancha en una plaza y el motivo de adentrarse en ella es para ver lo que queda de la parroquia fernandina de San Nicolás y San Eulogio de la Ajerquía. Se construyó sobre una mezquita y a pesar de haber sido varias veces reedificada terminó por ser abandonada, quedando sólo la portada como entrada de un aparcamiento. El culto se trasladó al convento de San Francisco, afectado por la desamortización.

Retablo de San RafaelRetablo de San Rafalel. Situado en la esquina de la calle de la Candelaria está el retablo dedicado al Custodio de Córdoba San Rafael y a sus patronos San Acisclo y Santa Victoria, obras de don Antonio Monroy. En la parte inferior hay un nicho cerrado con una reja con la Virgen de Linares. En las calles de Córdoba existían innumerables retablos y altares con imágenes o pinturas religiosas como muestra de la devoción de sus vecinos y cuya iluminación venía a suplir la falta de alumbrado público. D. Ángel Iznardi, persona distinguida por su ilustración y por el culto que rendía a las bellas letras (Paseos por Córdoba), jefe político liberal durante la regencia de Espartero, dio en 1841  la orden de que se retiraran estas imágenes, dado que la implantación del alumbrado público en la ciudad en 1831 y las ideas de los nuevos tiempos no las consideraban necesarias. Este retablo fue el único en salvarse gracias a las quejas de los vecinos y la intercesión del escritor Don Modesto Lafuente, que estaba por aquellos días en Córdoba.

La calle Lineros tiene dos bocacalles sin salida. A la izquierda la calle de Gragea y a la derecha la calle Vinagreros, callejón ciego con arcadas junto a las Bodegas Campos.

Grageas Vinagreros
Calle Gragea Callejón de los Vinagreros