Siete paseos para conocer Córdoba


Plaza de las Cañas y Calle Sánchez Peña

Plaza de las Cañas y Calle Sánchez Peña

Ver:

  • Colegio de la Piedad. Iglesia y patio porticado.
  • Estatua del Padre Cosme Muñoz.
  • A la izquierda en Prensa nº 1 está el Anexo al Pósito de la Corredera.

Recorrido:

Tras visitar la plaza continuar hasta el final de la calle Sánchez Peña en la confluencia con calles Tornillo, Maese Luis y Armas.

Descripción:

Plaza de las Cañas. Esta plaza debe su nombre a que allí solían celebrarse los tradicionales juegos de cañas frecuentes en la Edad Media y que perviven hasta principios del siglo XVIII tras ser recuperados en la Edad Moderna por Felipe IV. En este juego de origen morisco participaban los caballeros ricamente vestidos y adornados que, montando a la jineta, exhibían sus habilidades sobre el caballo. A continuación, distribuidos en cuadrillas y provistos de cañas y adargas (escudos) se enfrentaban lanzándose las cañas, siempre acompañados por la música de oboes, clarines y trompas. Este espectáculo solía rematarse con la suelta de toros para ser lanceados por los caballeros.

Entre sus edificios destacan:

Casa nº 6 Según información facilitada por la Consejería de Cultura, Delegación Provincial de Córdoba, existen unos restos arqueológicos en el sótano.

Casa nº 14 edificio Abderraman I, con doble portada, ambas adinteladas y de piedra, una con pilastras laterales.

Convento de la Piedad Fue fundado a finales del siglo XVI por doña Isabel de la Cruz y al principio fue un beaterio donde se recogía a jóvenes huérfanas y se les daba una enseñanza elemental de escritura, lectura, cuentas y labores. Sobrevivió pobremente con el producto de las labores confeccionaban hasta que en el siglo XVII, el padre Cosme Muñoz, pionero en establecer escuelas en los beaterios para la educación de la mujer, se encargó de la dirección del colegio. Llegó a reunir 60 jóvenes huérfanas para ser educadas por mujeres honestas e instruidas llegadas del beaterio de Montoro (Córdoba) y de un rector nombrado por el obispo. Se admitían niñas desde los siete años; a los diez años de estancia en el colegio podían quedarse de maestras en él o salir para casarse, con una dote donada por el colegio y por la Obra Pía que fundó el obispo fray Diego Mordones. Sigue siendo un colegio.

Padre Cosme MuñozLa estatua dedicada al padre Cosme Muñoz fue colocada el 3 de octubre de 2008 en la plaza de las Cañas con motivo del cuarto centenario de la congregación y del colegio Nuestra Señora de la Piedad, fundado por el propio Cosme Muñoz Pérez. La obra es de José María Serrano Carriel y representa al venerable sacerdote con dos niñas de la mano.

Calle Prensa. Entre la Plaza de las Cañas y la Plaza del Socorro. Llamada así porque en la casa de la esquina hubo muchos años una imprenta. Se le llamó Calleja del Pósito por estar detrás de aquel establecimiento como anexo al Pósito y que actualmente es la casa nº 1 de cuatro plantas, la última abierta tipo torreón.

Calle Sánchez Peña

Sánchez PeñaEsta calle une la plaza de la Corredera con la de las Cañas y llega hasta la calle de Armas en la confluencia con las calles Maese Luis y Tornillo. Debe su nombre al cordobés José Sánchez Peña (1801-1883) empresario que fundó la primera fábrica de sombreros que empleaba máquinas de vapor. De ideas liberales fue el primero en dar salarios justos, reparto de beneficios y asistencia sanitaria a los trabajadores y educación a los hijos de éstos.

Era conocida como Calle Odreros por ser el punto de venta de los odres o pellejos para el transporte de aceite, vino y vinagre, vulgarmente llamados colambres. 

Pedro Muñoz

A su derecha parte la Calle Pedro Muñoz que había tenido los siguientes nombres: 

  • Calle de los Ángeles, por una Virgen de esta advocación que había en la calle
  • Calle de Mota, por los desmoteadores del paño que vivían en aquel punto
  • Plazuela de Pedro Muñoz, jurado del barrio de San Pedro que vivió en esta calle

La casa nº 12 tiene bonita portada adintelada de piedra coronada por un balcón con reja volada.

Calle de la Cruz También a la derecha está la Calle de la Cruz que no tiene salida.