Siete paseos para conocer Córdoba


De la Calle Cruz Conde a la Puerta Osario

De la Calle Cruz Conde a la Puerta Osario

Ver:

  • Edificios singulares.
  • Busto de Lagartijo.

Recorrido:

Se sale de la Plaza de las Tendillas por la comercial calle de Cruz Conde hasta llegar al edificio de Correos donde se toma la calle peatonal de Cabrera, situada frente al mismo. Esta desemboca en la Plaza de los Carrillos donde comienza la calle Osario que termina en la Puerta del mismo nombre, en la Plaza de Colón.

Descripción:

Edificio de CorreosCalle Cruz Conde. Aunque con este apellido hubo varios alcaldes, está dedicada a José Cruz Conde, autor en la década de los años veinte de numerosas mejoras urbanísticas en la ciudad, entre ellas, la apertura de esta vía que creó un nuevo centro comercial. Gran parte de sus edificios son de los años posteriores a la guerra, realizados por los principales arquitectos de Córdoba, entre ellos el edificio de Correos y Telégrafos de 1945, con un interesante patio interior de operaciones, pendiente de rehabilitar para adaptarlo a las nuevas tecnologías en el 2009. Hasta esa fecha mantiene un escudo franquista en la fachada.

Frete a Correos tomamos la Calle Cabrera, cuyo nombre proviene (según Ramírez Arellano) de haber tenido allí sus casas una de las ramas de aquel ilustre apellido. También se ha llamado de la Rosa, y en un padrón del siglo XVII le dicen calleja de Rui Díaz, que sería alguno de sus vecinos. Nada de particular ofrece. Esta calle peatonal conduce a la Plaza de los Carrillos, donde tuvieron sus csas los señores con este apellido.

Cabrera
Calle de Cabrera Plaza de los Carrillos

Torero LagartijoLa Calle Osario se ha llamado así porque conducía al cementerio u osario del Campo de la Merced existente desde el tiempo de los romanos. Su acera derecha está ocupada por la tapia del Colegio Divina Pastora instalado en este lugar después de la guerra civil en las casas del antiguo Banco de España y del torero Lagartijo. Frente, en un ensanche de la calle que da al Callejón del Lindo, se le erigió un busto al torero el año 2002. Rafael Molina Sánchez, Lagartijo,  nace el día 27 de noviembre de 1841 en el Barrio del Matadero. A partir del año 1875, su toreo se convierte en más artístico, llegando a la cima del toreo. Esto le llevó a ser conocido en Córdoba como el Gran Califa, título honorífico que comparte con otros cuatro matadores cordobeses bajo el nombre de Califas del Toreo. El 1 de agosto de 1900 muere en su domicilio de la calle Osario de Córdoba, siendo sepultado en el Cementerio de Nuestra Señora de la Salud.

La Puerta de Osario se construye a partir de dos grandes torres reedificadas después de la conquista cristiana. Su nombre hace alusión a los abundantes restos óseos hallados en sus cercanías. Situada en el lienzo septentrional de la muralla de la Villa, era una antigua puerta romana, la Porta Praetoria que daba entrada al Decumanus (eje N-S). Con los árabes se llamó Bab al-Yahudi, y más tarde, del Judío, de Talavera, de León y de la Recta Dirección. En el año 1799, se produce la demolición del lienzo de muralla entre la Puerta de Osario y el Convento de Capuchinos. En el año 1831 se cede su uso para Hospedería de los Ermitaños del Desierto de Belén, que rebajaron la altura del arco rompiendo la estética de la puerta. La puerta se derribó en el año 1905. La edificación actual conserva un torreón del recinto defensivo, que emerge sobre la cubierta de la edificación y parte del lienzo de la muralla. Tiene adosada una placa del Ayuntamiento en la que se dice que Cervantes mencionó este lugar en sus obras, desconociéndose el origen de tal afirmación.