Siete paseos para conocer Córdoba


Plaza de Santa Marina

Plaza de Santa Marina

Ver:

  • Iglesia de Santa Marina.

Recorrido:

Rodear la iglesia hasta la antigua Plaza del Rector en la que está la torre. Tomar la calle Tafures que sigue la fachada lateral de la iglesia.

Descripción:

Plaza del RectorPlaza de Santa Marina. Espacio que circunda uno de los más conocidos templos fernandinos y cuyo entorno es una de las estampas más típicas de la capital. Considerada el centro del popular barrio o collación de Santa Marina, a ella confluyen las calles Moriscos, Mayor de Santa Marina que la une a la Puerta del Colodro y Santa Isabel, así como las plazas de los Condes de Priego y del Rector, de la que salen las calles de Morales, Zarco y Tafures que las comunican con el barrio de San Agustín. En la calle Zarco está el cine de verano Olimpia y en el nº 10 la casa patio conocida como Piscina de Mujeres por la que se instaló en su huerto en los años 70 del siglo XX. El segundo vano de la torre, construido sobre restos medievales, es del siglo XVI, renacentista, obra de Hernán Ruiz II en tiempos del obispo don Leopoldo de Austria, cuyo escudo ostenta. Tiene dos vanos por fachada, de orden jónico.

 

Zarco
Calle Zarco Calle Morales

Iglesia Parroquial de Santa Marina de Aguas Santas. Es una de las iglesias fernandinas, empezada a construir a finales del siglo XIII. La cabecera de las tres naves de la iglesia la forman tres ábsides poligonales cubiertos con bóvedas de crucería gótica. La fachada, enmarcada por grandes contrafuertes, la forma una portada con arco apuntado y arquivoltas decoradas enmarcada en alfiz, protegida por un tejaroz sobre modillones de rollo de inspiración musulmana y sobre ella un rosetón. La portada del evangelio es de arco apuntado con arquivoltas sobre la que hay una hornacina, rematada por un frontón muy puntiagudo o gablete entre contrafuertes rematados por pináculos. En su interior destaca la Capilla mudéjar de los Orozco, de principios del siglo XV, con portada decorada con yeserías con fondo vegetal (ataurique) sobre el que destaca los escudos con la cruz de la Orden de Calatrava. En el siglo XVII se tapan las antiguas cubiertas con bóvedas barrocas. En el XVIII sufre un terremoto y en el XIX un incendio. En el siglo XX se rehabilita para retornarla a su aspecto original.