Siete paseos para conocer Córdoba


Calle Cardenal Herrero y Plaza de Santa Catalina

Calle Cardenal Herrero y Plaza de Santa Catalina

Ver:

  • Retablo de la Virgen de los Faroles.
  • Puerta de Santa Catalina.

Recorrido:

En la calle Cardenal Herrero, frente al altar de la Virgen de los Faroles, se gira a la izquierda rodeando la fachada oriental de la Mezquita por la calle Magistral González Francés. Casi al comienzo hay un ensanche (Plaza de Santa Catalina).

Descripción:

Calle Cardenal HerreroEsta calle se llamó Mayor de la Puerta del Perdón y Puerta del Perdón (desde la calle Torrijos hasta la calle Céspedes) por la puerta principal de la Mezquita. Calle del Caño Gordo (desde la calle Céspedes hasta la calle Magistral González Francés) por la fuente del mismo nombre situada junto al retablo de la Virgen de los Dolores. Posteriormente se llamó Calle Obispo Herrero y Calle del Cardenal Herrero por el jerezano Sebastián Herrero y Espinosa de los Monteros que fue obispo de Córdoba entre 1883 y 1898. En 1903 fue nombrado cardenal. Discurre paralela al muro norte de la Mezquita al que está adosado el Retablo de la Virgen de los Dolores y la fuente del Caño Gordo; a continuación las Puerta del Caño Gordo y Puerta del Perdón con la Torre de la Mezquita Catedral, por las que se accede al Patio de los Naranjos; casi al final el Arca de Agua.

Retablo Virgen de  los FarolesVirgen de los Faroles: Siglo XVIII. Se conoce la existencia de este altar votivo desde 1742, dedicado en principio a la Virgen de la Asunción, que se quemó por esas fechas. En el siglo XIX se instaló un cuadro de Álvarez Torrado, que también ardió. En 1926 el ayuntamiento encarga un cuadro a Julio Romero de Torres que en 1936 fue sustituido por la copia de su hijo Rafael, trasladando el original al museo del pintor. El retablo está flanqueado por dobles columnas que sustentan un arco de medio punto y está protegido por un tejaroz. Se accede al altar por dos escalinatas simétricas cerradas por cancelas. Al igual que al Cristo de los Faroles, le dan nombre los que alumbran el altar. Junto al altar está la Fuente del Caño Gordo de la que se tiene constancia desde el siglo X. Remodelada en el siglo XVIII, esta sencilla fuente barroca tiene la pila de mármol azul enterrada y un frontis cuadrado del que sale un caño de latón de gran diámetro que le da el nombre.

Puerta de Santa CatalinaPlaza de Santa Catalina. Es un pequeño ensanche frente a la puerta del mismo nombre que da acceso al Patio de los Naranjos. La Puerta de Santa Catalina es renacentista del siglo XVI, obra de Hernán Ruiz II. El cuerpo inferior tiene un arco de medio punto flanqueado por dos columnas corintias colocadas sobre un alto basamento. El alfiz formado por las columnas y el entablamento contiene dos escudos, siendo el de la izquierda un relieve del alminar de la mezquita. El cuerpo superior está formado por cuatro columnas que crean vanos adintelados los laterales y con arco de medio punto el central, todos cegados y con restos de pinturas murales poco reconocibles, pero atribuidas a Antonio del Castillo. Se remata con frontón curvo en cuyo tímpano hay un relieve del Padre Eterno. Dos columnas de época musulmana, empleadas para atar las caballerizas, se colocaron en el siglo XIV en la acera exterior de la puerta, aunque una de ellas hubo de ser sustituida en el 2006 al ser destrozada por un vehículo. 

Fuente de Santa Catalina o del Mocosillo. Junto a la puerta y adosado al muro de la Mezquita hay un abrevadero del siglo XVIII con una hornacina en el frontis.

En la Plaza de Santa Catalina está el Hotel Mezquita construido en una casa solariega del siglo XVI y reformada en el XIX y XX. Tiene una portada de piedra aditenlada con referencias renacentistas y en su interior conserva algunas columnas de acarreo.