Siete paseos para conocer Córdoba


Calle Rodríguez Marín

Calle Rodríguez Marín

Ver:

Arco Alto de la Corredera.

Recorrido:

Además se puede visitar a la derecha, la Taberna Salinas en calle Tundidores y a la izquierda, fachada del Ayuntamiento Antiguo en la calle Pedro López. Volviendo a la calle, al final se accede a la Plaza de la Corrredera a través del Arco Alto.

Descripción:

Francisco Rodríguez Marín (Osuna, 1855 - Madrid, 1943), poeta, folclorista y cervantista español. Hasta 1904 se dedicó al periodismo en Osuna (usó el seudónimo de El bachiller Francisco de Osuna), a la poesía y a la abogacía en Sevilla. Publicó tres ediciones de Don Quijote y alcanzó gran fama como cervantista que posteriormente ha sido cuestionada: se le imputan los defectos de la metodología positivista decimonónica en cuanto al abuso de la documentación y la escasez de rigor filológico.

Se la ha conocido por los siguientes nombres:

  • Calle de la Espartería, por la venta de objetos de esparto en la parte más estrecha de la calle
  • Calle Juan Topete, marino destacado en la revolución de 1808
  • Gollizno, la parte más cercana al Arco Alto por su mucha estrechez
  • Calle del Cristo, por la existencia de un Cristo en las paredes de la calle
  • Calle de los Apartados, por meter en la misma a los detenidos para sufrir algún tipo de castigo o que esperaban acabasen con sus compañeros para imponerle la pena

A su derecha sale la calle Tundidores llamada así por los obreros que había allí y se dedicaban a tundir los paños. Termina en la calle Fernando Colón (antigua Cenizas) en cuya esquina está la Taberna Salinas, edificio con un balcón corrido con balaustrada. Según Ramírez de Arellano existía en el año 1879 una taberna en este lugar, pero fue en 1924 cuando Francisco de Paula Salinas funda la Taberna Salinas, que se abastecía en sus primeros años con los vinos de su propia bodega. Una estantería tallada con diseño de los años veinte ocupa la pared posterior deTaberna Salinasl mostrador de mármol rojo y en ella se alternan las once botas de treinta y seis arrobas que contiene el vino de Moriles. A la derecha, la antigua piquera comunica con un patio de columnas acristalado y entoldado, con veladores de mármol. Servía la piquera para que las señoras pudieran adquirir vino sin tener que acercarse al mostrador, reservado en aquella época a los hombres. Cerrada en 1982 la reabre seis años más tarde Manuel Jiménez Montoro, respetando el nombre, los elementos decorativos y el mobiliario. Esta casa cuenta con una larga historia y con una extensa lista de visitantes ilustres. Muchos famosos y personajes ilustren han degustado sus exquisitas tapas de sangre encebollada, rabo de toro, revueltos, berenjenas fritas, manitas de cerdo, setas en salsa…


A la izquierda la calle Pedro López (antigua Calle de la Carretera) dedicada a Pedro López Morales (1814 - 1890) nacido en Aguilar del Río Alhama (La Rioja), se establece en Córdoba en 1838 con una casa de paños y se dedica también al préstamo de dinero. Esta se convierte en su actividad principal al fundar en 1857 la Banca Pedro López que estuvo en el nº 14 de esta calle. Dentro de su actividad bancaria fue nombrado en 1873 representante del Banco Hipotecario Español y Comisionado del Banco de España en Córdoba. Fue el promotor y propietario del Gran Teatro de Córdoba, inaugurado el 15 de abril de 1873.

El nº 3 es la Peña Flamenca "La Bulería" que tiene una fachada con bonita cerrajería modernista en los balcones. Otras casas que muestran elementos interesantes son: Nº 7 con fachada modernista. Nº 21 con fachada regionalista. Nº 28 con portada recercada en piedra y arcadas de ladrillo con columnas de mármol en el patio